Blog de Mindfulness para Sanitarios

LA EPIDEMIA QUE AFECTA A LOS SANITARIOS: El síndrome de burnout

Hay una epidemia que afecta a muchos profesionales sanitarios actualmente, el conocido síndrome de burnout o de estar quemado por el trabajo, pero… ¿Sabes realmente en qué consiste?

Estar quemado no es simplemente estar agobiado o tener una mala época es algo más complejo. Y tampoco es el último grito en síndromes ya que se describió en los años 70, por lo que lleva presente unos cuantos años, ahora probablemente hay más incidencia y se le da más visibilidad, aunque a mi parecer no la suficiente.

El síndrome de burnout es consecuencia del estrés laboral crónico, por lo que sólo ocurre en relación al trabajo y en su aparición influyen muchos factores.

El estrés laboral crónico

Los más importantes son los factores externos relacionados con el tipo de trabajo, la presión asistencial, el contacto con pacientes y familiares, la carga burocrática, las dificultades para conciliar vida familiar y laboral. También intervienen factores relacionados con la institución de salud a la que se pertenezca: mala organización de tareas o circuitos, líderes deficientes, falta de comunicación entre departamentos, falta de formación a los profesionales.

Y por último, hay factores que dependen de uno mismo como la edad, categoría profesional, el sexo, el estado civil, el tiempo que llevas trabajando en el mismo lugar, el tipo de personalidad que tengas… si eres perfeccionista, idealista y autoexigente o tienes una baja autoestima y dificultad para gestionar tus emociones… Lo vas a pasar mal.

Cuando hay un  desequilibrio constante entre demandas externas y los recursos personales, aparece el  agotamiento y desgaste del profesional. Y aunque este síndrome no es exclusivo de profesionales de la salud, es muy muy frecuente en nosotros, por dedicarnos al cuidado de otros y estar en constante contacto con el sufrimiento, el dolor, la queja, la enfermedad… sumado a un entorno que no nos favorece, en el que sentimos que no se nos cuida.

Y progresivamente van apareciendo las clásicas dimensiones que describieron Maslach y Jackson en los años 80: El agotamiento emocional por el que el profesional siente que ya no puede dar más de sí mismo, simplemente está exhausto a nivel emocional y también a nivel físico ya que aparecen todas las consecuencias de mantener el estado de estrés (contracturas, cefaleas, problemas digestivos, cardiovasculares, sexuales, insomnio). Uno siente que se le ha acabado la batería. Es cuando trata de protegerse y empieza a desarrollar conductas negativas, cínicas y frías hacia el usuario, tratándolo como un conjunto de síntomas o problemas que hay que resolver, pero despojándole de su humanidad para no sentirse tocado por el sufrimiento del otro. O bien se considera al paciente la fuente de todos nuestros problemas y le cogemos manía. Es lo que llamaron la despersonalización. Finalmente aparece la baja realización personal por la que uno siente que su profesión ha perdido sentido, que no le satisface ni llena lo que hace y hasta se cuestiona su valor como profesional, disminuyendo así la autoestima y la autoconfianza. Recientemente se ha incorporado una cuarta dimensión, la culpa que siente el profesional afectado. No sólo nos encontramos mal, sino que además nos sentimos culpables por ello.

Impacto del síndrome de burnout

El impacto que este síndrome tiene en el profesional es impresionante, afecta a nivel físico, como hemos visto, y también a nivel emocional pudiendo aparecer ansiedad, depresión, sentimientos de desesperanza, irritabilidad y hostilidad… y a nivel cognitivo el profesional está más despistado, se equivoca con más facilidad, con dificultad para concentrarse, para organizarse con tendencia a procrastinar y a ser menos eficaz, lo que lleva a una baja autoestima y a una pérdida de idealismo y valores. A nivel social el profesional tiende a aislarse por la vergüenza y la incomprensión que experimenta y puede desarrollar conductas inadecuadas para evadir su malestar (aumenta el consumo de café, tabaco, alcohol, ansiolíticos, comida procesada; realiza compras compulsivas o tiene conductas sexuales de riesgo…)

Y es urgente hacer algo al respecto no sólo por cómo afecta a los profesionales sino porque el burnout es como una mancha de aceite que se extiende y afecta también a los pacientes que tratamos, que se sienten mal atendidos, poco comprendidos, se convierten en víctimas de errores y baja eficacia profesional…”el médico ni me miró…” ¿Te suena? y afecta también a  las instituciones o sistemas de salud que ofrecen una baja calidad asistencial y ven incrementados sus costes económicos a expensas de bajas, de rotación de personal y un incremento del gasto farmacéutico.

Programa de Autocuidado para Sanitarios

El PAPS (Programa de Autocuidado para Profesionales Sanitarios) ha sido diseñado teniendo en cuenta las necesidades de profesionales que están en esta situación de desgaste o en riesgo de padecerlo. Combina prácticas basadas en Mindfulness para Sanitarios, Compasión y Comunicación consciente para dotar al profesional de herramientas efectivas para mejorar su bienestar y que pueda cuidar de sí mismo a la vez que cuida de sus pacientes.

¿Qué estás dispuest@ a hacer para empezar a cuidar de tí?

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email

¿Te ha gustado? Compártelo con otros sanitarios

Taller gratuito
Jueves 7 Abril 2022
19:00 - 20:30 horas (hora de Madrid, España)
"Aprende a Cuidarte con Mindfulness"

Si eres profesional sanitario y te sientes agotado física y emocionalmente, descubre cómo aumentar tu nivel de energía y bienestar, la satisfacción en el trabajo y redescubrir el sentido de tu profesión.

Espacio de Prácticas
Los Martes a las 19 horas
Comenzamos el Martes 2 de Noviembre 2021
"Prácticas gratuitas de Mindfulness"
Espacio semanal de prácticas con encuentros de 40 minutos para que comiences a familiarizarte con la práctica de mindfulness, o consolidarla si ya practicas de forma habitual.

Programa de Autocuidado
para Profesionales Sanitarios (PAPS)

Curso teórico-práctico, basado en el programa de reducción de estrés MBSR, que combina el Mindfulness con prácticas de  autocompasión y de comunicación consciente, especialmente adaptado a las necesidades de profesionales sanitarios.

¿Quién es Nuria Morán?

Hola, soy Nuria Morán, médico de familia y facilitadora de Mindfulness para Sanitarios.

Acompaño a profesionales sanitarios que están a punto de quemarse a recuperar el equilibrio y reconectar con el sentido de su profesión.